Si bien en los últimos 10 años de la historia hemos padecido diferentes momentos de inestabilidad por efecto de epidemias y reaparición de enfermedades que se creían controladas en México, la situación del #COVID19 en este 2020 ha traído incertidumbre a nivel global que arrastra a todos los sectores.

 

Diferentes propuestas solidarias de acompañamiento han surgido desde las redes sociales, exhortos de los ciudadanos a sus pares para quedarse en casa y no alimentar la propagación del virus; desde la agenda política es el tema central: dos conferencias de prensa diarias por parte del gobierno federal nos mantienen al día en las estadísticas a nivel nacional. A nivel estatal, en Jalisco, el gobernador de Jalisco a través de las redes sociales muestra su “gestión de la pandemia”, como algunos medios lo han llamado, informando la ruta a seguir derivado de los insumos que un grupo de especialistas de la Universidad de Guadalajara actualiza constantemente y en esos informes no pierde oportunidad de mostrarse en competencia con el gobierno federal.

 

El aislamiento social voluntario ha permitido a algunos privilegiados resguardarse en casa y contar con los insumos necesarios para pasar estos días sin contacto al exterior, sin embargo, la realidad económica en nuestro país refleja que 31.3 millones de personas se encuentran empleados de manera informal (cifra del INEGI 2018) quienes se han visto vulnerados a raíz de esta crisis sanitaria, sin poder guardar la cuarentena, sin seguridad social y con la consigna de salir a buscar el sustento día a día. Los empresarios restauranteros inician ya con su movimiento #AquíNadieTruena, al que le han seguido otros negocios de comida en diferentes barrios, recordemos que de ellos dependen trabajadores y con ellos, sus familias que sobreviven gracias a sus sueldos.

 

Iniciamos el mes de abril y la incertidumbre e inestabilidad económica comienza a permear en todos los rubros, en todas las actividades; recientemente anuncia el gobierno federal que no habrá estímulos fiscales, además siguen sin atenderse las protestas por falta de insumos en los hospitales para el personal y dar atención por contagio de COVID19. Sin mencionar la suma de temas pendientes que han dejado de lado, sobre cómo los migrantes y los habitantes de la calle viven la pandemia…

 

Vivimos tiempos difíciles a todos los niveles y es necesario apoyar las redes ciudadanas de fortalecimiento solidario:

 

  1. frenalacurva.net es un sitio en el que se motiva a formar redes vecinales y donde también los profesionales pueden ofrecer un voluntariado a partir de sus saberes
  2. paraquedarnosencasa.org es una plataforma contra la desigualdad en la crisis sanitaria y económica que recibe propuestas ciudadanas para presentarlas a las autoridades federales y locales
  3. ingresobasicosolidario.org es una propuesta que permite de forma muy clara ser facilitador solidario para apoyar a algún conocido en situación de vulnerabilidad económica, es parte de la iniciativa Frena la curva.
  4. Muy importante tener clara la importancia de consumir local, los mercados municipales están ofreciendo servicio a domicilio en los giros de comida, frutas y verduras, abarrotes, entre otros. Evitemos consumir en las cadenas de autoservicio o tiendas de conveniencia, es momento de apoyar a los nuestros, es momento de respaldar al barrio.

HN

122